Facebook Twitter Youtube
Emery y Luis Enrique, dirigiendo a sus equipos en Tiflis.

Emery y Luis Enrique, dirigiendo a sus equipos en Tiflis.

La final de la Copa del Rey ha posibilitado un escenario inusual entre el Barcelona y el Sevilla, debido a que el vencedor del partido en el Vicente Calderón el domingo habrá logrado un doblete, que para el entrenador del Barcelona no sería el primero, sí en cambio para el sevillista Unai Emery.

El Desmarque